Para los expertos, la inteligencia artificial no solo afecta al mercado de trabajo, también presenta una oportunidad para las empresas que logren posicionarse antes
Para los expertos, la inteligencia artificial no solo afecta al mercado de trabajo, también presenta una oportunidad para las empresas que logren posicionarse antes

(Desde San Francisco, EEUU) “La Inteligencia Artificial verdaderamente va a transformar todas las experiencias que tengamos con los equipos electrónicos”. La frase pertenece a Eui-Suk Chung, el jefe del departamento de software de Samsung. A nivel global, el plan de negocios de la corena incluye una inversión de USD 22.000 millones para los próximos dos años, para surfear una ola a la que suben, de alguna y otra manera, la mayoría de la grande empresas del mundo. No es un monto menor, sobre todo cuando se estima que el negocio de la inteligencia artificial cerrará 2018 con un mercado valuado en USD 7.345 millones, monto que se triplicaría a nivel mundial para 2021.

El futuro de la IA fue una de las estrellas en los pasillos y los stands de la conferencia de desarrolladores organizada por Samsung este año en la ciudad de San Francisco, de la que participa Infobae. El rubro, que viene imponiéndose cada vez más en los últimos años, es importante aquí y ahora para las empresas no sólo porque afectará el mercado de trabajo, sino que también es una oportunidad a la hora marcar territorio y diferenciarse de la competencia o hacer un gran negocio.

“Los desarrolladores y empresas que establezcan presencia en el mercado de asistentes inteligente ahora van a tener una ventaja abrumadora en el largo plazo. Los consumidores van a encontrar favoritos rápidamente y cuando lo hagan, esos favoritos se van a volver la elección predeterminada, como pasó con Google para las búsquedas o Amazon para las compras“, explica Dag Kittlaus, CEO de Viv Labs y creador de Siri, el asistente inteligente de los equipos Apple.

Entre 2014 y 2019, dos tercios de las casas en Estados Unidos tienen planeado comprar algún tipo de tecnología interconectada

En particular, el ejecutivo hizo foco en el cambio de tendencia de los últimos 6 años, tiempo en el que un asistente inteligente en los dispositivos –particularmente los celulares– pasó de ser una novedad a una incorporación básica para todos los modelos nuevos. El desafío más fuerte de cara al futuro del consumidor de IA no es lograr que los asistentes logren hacer más tareas, sino que la interacción sea más intuitiva de ambos lados, como coincidieron Kittlaus y Spike Jonze, director de la película Her, en un panel sobre el tema.

Dag Kittlaus, CEO de Viv Labs
Dag Kittlaus, CEO de Viv Labs

Kittlaus destacó que el objetivo final es un asistente como el dramatizado por Jonze, cuya película es considerada una de las primeras en abordar la temática de forma moderna y mas “humana”. Es decir, no un simple ejecutor que toma ordenes, sino un programa que interactúa activamente con los usuarios basándose en el reconocimiento de patrones, algo que para el actual CEO de Viv Labs se está creando todos los días.

Cómo se conectaran entre si los dispositivos que alberguen, o no, esos asistentes también fue un foco para los desarrolladores. Internet de las Cosas (IdC), la interconectividad de equipos con Internet y entre ellos mismos, fue otro de los grandes temas en el evento global de Samsung. Para 2021, el mercado de IdC llegará a USD 500.000 millones, a medida que los equipos inteligentes van volviéndose una norma del mercado electrónico y más dispositivos se conectan a la red.

El negocio de la inteligencia artificial cerrará 2018 con un mercado valuado en USD 7.345 millones, monto que se triplicaría a nivel mundial para 2021

Y no es temas sólo de grandes negocios. Irónicamente, fueron las aplicaciones más simples, como poder encender remotamente el auto y seleccionar una estación de radio con el celular antes de siquiera salir de la casa, o seleccionar el canal de televisión para  ver un día laboral o durante el fin de semana, los que más llamaron la atención. Según datos de Accenture Interactive, entre 2014 y 2019, dos tercios de las casas en Estados Unidos tienen planeado comprar algún tipo de tecnología IdC.

En Argentina ya hay ciertos casos de IdC “doméstico” identificables, entre ellos el sistema de iluminación de Phillips Hue, a través del cual los usuarios pueden determinar la intensidad y color de las luces en el hogar a través de una aplicación en el celular.

Interacción entre el celular y la realidad

Otro de los puntos fuertes de la innovación que se viene va a ser segmento de la realidad aumentada, que lleva incluso menos tiempo en el mercado que la IA y el IdC. Uno de las primeras en mostrar las posibilidades y el atractivo para consumidores de la nueva tecnología fue Niantic, la creadora de Pokémon Go. Su fundador, John Hanke, antes pasó por los centro de desarrollo de Google Maps y Google Earth.

La aceleración tecnológica en los celulares permitió, en palabras de Hanke, “cortar la atadura que existía con los equipos de computación o las consolas para lo que respecta a juegos”. El potencial de la realidad aumentada es tal que Niantic planea complementar Pokémon Go –que ya tiene más de 200 millones de usuarios activos en todo el mundo– con avances en el campo más general de interacción con el mundo real, ya sea a través de campos como arquitectura o medicina.

También mencionado por ejecutivos más cercanos al mundo financiero presentes en San Francisco, es la llegada del movimiento mundial fintech a Sillicon Valley. De acuerdo a lo expresado en off the record a Infobae por un ejecutivo de Samsung: “Si bien IA es el foco tecnológico que puede cambiar el mundo, el crecimiento agresivo en la cantidad de empresas fintech que estamos viendo en los últimos dos años es innegable“.

Según datos de KPMG, en todo el año pasado el financiamiento al sector llegó a un total de USD 31.000 millones, cifra que esperan sea superada para el final de este 2018. El futuro llegó hace rato, lo bueno es que quedan aún muchas novedades para ver y asombrarse.

Seguí leyendo:

Boca-River: una súper final de casi $9.000 millones



Source link