No llegaron a tratarse en Rosario porque el crack del Barcelona cruzó el océano Atlántico siendo un adolescente, pero Santiago Solari, director técnico del Real Madrid se relaciona con Lionel Messi a partir de varias personas en común y le tiene una profunda admiración, al punto de haber participado en la producción de uno de los más famosos libros biográficos sobre su carrera.

Las vueltas de la vida, y del fútbol determinaron que el próximo miércoles Solari deberá enfrentarlo por primera vez, desde su condición de entrenador del Real Madrid, por el partido de ida de la semifinal de la Copa del Rey en el Camp Nou en Cataluña.

Solari, cuando aún no había comenzado a desarrollar su carrera de director técnico en los juveniles del Real Madrid, colaboró activamente en 2013 en la producción del libro “Messi”, el único que fue aceptado por la familia del crack y anunciado en la web oficial del Fútbol Club Barcelona, del reconocido periodista español Guillem Balagué, que cuenta con prólogos de Alejandro Sabella y de Josep Guardiola.

A mediados de 2013, Balagué viajó a la Argentina para llevar a cabo distintas entrevistas con protagonistas de la vida de Messi tanto en Buenos Aires como en Rosario, y fue allí donde contó con la colaboración de Solari, quien a partir del conocimiento del fútbol de su ciudad natal, condujo al periodista al estadio Marcelo Bielsa de Newell’s Old Boys, al complejo Islas Malvinas, perteneciente a este club, y a las cercanías al estadio de Rosario Central, el Gigante de Arroyito.

Solari relató a Balagué historias sobre los dos grandes clubes rosarinos que conoce a la perfección porque su tío, Jorge, jugó en Newell’s mientras que su padre, Eduardo, lo hizo en Rosario Central. Se refirió tanto a la lista de grandes cracks que generó el fútbol rosarino, como hechos históricos que fueron agrandando la rivalidad entre los dos grandes clubes así como aportaron a la literatura de la ciudad, como en los cuentos de Roberto Fontanarrosa.

“En aquel entonces, 2013, ya Santiago sostenía que Messi lo tenía todo para ser el mejor jugador del mundo y que sostenía las características del jugador rosarino, por ser gambeteador, a lo que le sumaba explosión y gol”, recuerda el periodista Hernán Amez, quien también participó del trabajo y fue quien condujo a Balagué hacia la casa en la que se crió el crack del Barcelona sobre la calle Lavalleja (hoy, Estado de Israel), a cuatro kilómetros del centro hacia el sudeste, en una zona que algunos llaman La Bajada y otros, Las Heras; así como también lo acompañó  la escuela en la que cursó el colegio primario y al club Grandoli, donde dio sus primeros pasos como futbolista antes de recalar en Newell’s.

En los agradecimientos, en el final del libro, Balagué sostiene que “Santi Solari fue el guía perfecto en Rosario, y con él iniciamos una conversación que continúa incluso cuando él no está cerca”.

Pero además, Solari y Messi tienen varios puntos en común. Uno de ellos es que el cuñado de Santiago, Mario Spirandelli (hijo), hermano de su esposa, es el presidente del Club de Leones que mantiene una relación cercana con la Fundación Messi, aunque el vínculo aún no se concretó, y el suegro de Santiago Solari, Mario Spirandelli, fue presidente del club Renato Cesarini en el que tiene peso Jorge Solari.

Salvador Capitano, otro reconocido DT cercano a Jorge Solari, recordó a Infobae que durante un año y medio, el club Renato Cesarini y la Fundación Leo Messi estuvieron asociados con la idea de participar en la Liga Rosarina y extenderlo a otras ligas, pero no llegaron a buen puerto. “Fue una lástima porque la idea era buena, pero hubo algunos factores humanos que hicieron que cada uno fuera por su lado”.

Otro factor común entre Solari y Messi es el primo menor de éste, Bruno Biancucchi, hijo de Claudio y de Marcela Cuccittini, hermana de Celia (madre de Lionel Messi), nacido en 1996 y quien se formara en Renato Cesarini; y que, según familiares y amigos, tenía cierto parecido al primo en el correr y hasta en la forma de celebrar los goles, y que ahora está retomando la continuidad.

Bruno es el hermano menor de Maxi (actualmente en Rubio Nú, de la Segunda División de Paraguay), nacido en 1984, y de Emanuel (1988), quien regresó a Newell’s Old Boys tras pasar por Munich 1860, Girona, Olimpia de Paraguay y Vasco da Gama, entre otros.

Maxi y Emanuel Biancucchi integraban, de niños, el equipo familiar con los Messi (Rodrigo, nacido en 1980 y Matías, en 1982), que según cuenta en el libro Guillem Balagué, “nunca perdía”.

“¿Quién de los Solari no admira a Messi?”, se pregunta Jorge Solari, tío de Santiago, y ex jugador de Newell’s Old Boys, River Plate y la selección argentina en los años sesenta, aventando cualquier tipo de duda, más allá del Clásico del miércoles, del que ni siquiera estaba enterado.

El próximo miércoles, dos rosarinos serán piezas claves en el primero de los dos clásicos de la Copa del Rey entre los dos máximos rivales de España. Pero no hay dudas de que el director técnico del Real Madrid, Santiago Solari, admira tanto a Messi, que hasta formó parte de la producción de un libro bibliográfico suyo.

SEGUÍ LEYENDO:

INFOBAE – DEPORTES



Source link