Las autoridades de Tijuana clausuraron el más grande albergue de migrantes por razones de salubridad. (Foto: EFE)
Las autoridades de Tijuana clausuraron el más grande albergue de migrantes por razones de salubridad. (Foto: EFE)

El albergue que resguardó a más de 6.000 migrantes centroamericanos en Tijuana, ciudad de la frontera con Estados Unidos, tuvo que ser clausurado por razones sanitarias, informaron las autoridades muncipales.

Desde la noche del pasado viernes, la Subdirección General para la Protección contra Riesgos Sanitarios en el estado colocó los sellos de clausura en estas instalaciones del deportivo “Benito Juárez”, donde permanecían los migrantes de las caravanas, debido a que “se encontraron malas condiciones sanitarias”.

La saturación y la insuficiencia de servicios básicos llevaron al lugar a un punto crítico de precariedad que obligó la intervención de las autoridades.

Por eso, desde el pasado jueves el Instituto Nacional de Migración comenzó el traslado de los centroamericanos que estaban en el deportivo hacia el nuevo refugio temporal instalado en un lugar llamado el Barretal.

Allí, el INM asumirá “el control total de este refugio, en cuestión de alimentación, servicios y seguridad“, de acuerdo con un comunicado que difundió el municipio de Tijuana.

Frente a estas circunstancias, la primera acción de Andrés Manuel López Obrador como presidente, al comenzar legalmente su gobierno en la primera hora de este sábado, fue a favor de los migrantes que han atravesado México en caravanas, desde el pasado 19 de octubre.

Los migrantes centroamericanos recogieron sus pocas pertenencias del albergue Benito Juárez. (Foto: EFE)
Los migrantes centroamericanos recogieron sus pocas pertenencias del albergue Benito Juárez. (Foto: EFE)

Apenas tomaron posesión de su cargo, los subsecretarios de Gobierno y Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Zoé Robledo y Alejandro Encinas, presentaron al gobierno de Baja California un programa intersecretarial de atención a los migrantes que Tijuana esperan pasar a Estados Unidos para solicitar asilo.

El programa tiene como primer punto la revisión de los albergues instalados en ciudades de Baja California como Mexicali y Tijuana para la atención de los migrantes.

Las nuevas autoridades revisarán las condiciones de cada uno para dotarlos de insumos básicos para su buen funcionamiento y para que los integrantes de la caravana migrante tengan un lugar digno donde alojarse.

Los migrantes serán trasladados a otro predio atendido por el Instituto Nacional de Migración. (Foto: EFE)
Los migrantes serán trasladados a otro predio atendido por el Instituto Nacional de Migración. (Foto: EFE)

También propone reforzar las medidas de seguridad de los centroamericanos mediante un operativo coordinado con elementos de protección ciudadana de la Federación, así como de las fuerzas de seguridad del estado de Baja California y del municipio de Tijuana.

A la cabeza del programa estará David León, nuevo coordinador Nacional de Protección Civil; Tonatiuh Guillén, titular del Instituto Nacional de Migración y Andrés Ramírez, de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, en coordinación con las autoridades del estado y los municipios.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La caravana migrante resiste en Tijuana entre la precariedad, el rechazo y el regateo de recursos

En su primer día como presidente, López Obrador firmó acuerdo migratorio con El Salvador, Guatemala y Honduras

 



Source link