La Habana es la principal zona turística de Cuba (Getty)
La Habana es la principal zona turística de Cuba (Getty)

El gobierno de Donald Trump alista una medida para, por primera vez, permitir juicios en tribunales de Estados Unidos contra empresas extranjeras que operan en Cuba y usan propiedades confiscadas por el régimen comunista a cubanoamericanos y ciudadanos estadounidenses.

Desde 1996, cuando se aprobó la Ley de Libertad que permitiría los procesos judiciales contra las firmas que obtienen ganancias de propiedades nacionalizadas después de la revolución de Fidel Castro en 1959, los presidentes estadounidenses han retrasado cada seis meses la implementación de la norma. En enero, el secretario de Estado, Mike Pompeo, había adelantado un giro al indicar que el 1° de febrero la suspensión sería por apenas 45 días y se realizaría una “revisión cuidadosa” del tema.

La medida sería anunciada este lunes por el gobierno estadounidense, según informaron Reuters y NBC, y avanza contra los intentos de Cuba para atraer más inversión extranjera. Además, parecen castigar a La Habana por su apoyo al dictador venezolano Nicolás Maduro, quien enfrenta una crisis política y económica.

“El papel de Cuba en la usurpación de la democracia y el fomento de la represión en Venezuela es claro. Por eso, Estados Unidos seguirá endureciendo las restricciones financieras a servicios militares y de inteligencia de Cuba“, dijo este lunes en Twitter el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

Donald Trump y Miguel Díaz-Canel, presidente cubano
Donald Trump y Miguel Díaz-Canel, presidente cubano

El documento también señaló que se alienta a que aquellos que tengan negocios en Cuba a que reconsidere “si está traficando con propiedades confiscadas y ayudando a esta dictadura”. Por su parte, el régimen cubano considera que la decisión es un “chantaje” que endurece el bloqueo.

La Ley de Libertad fue impulsada por el senador republicano Jesse Helms y el congresista Dan Burtan, luego de que en 1996 Cuba derribó dos aviones de exiliados activistas cubanos.

Esta decisión es otro cambio brusco de las políticas del antecesor de Trump, Barack Obama, quien normalizó las relaciones con Cuba y dijo que las décadas de medidas estadounidense para derrocar al Estado comunista cubano habían fracasado.

(Con información de Reuters y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

EEUU amenazó con una “fuerte respuesta” a cualquier acto del régimen de Maduro contra el regreso seguro de Juan Guaidó

Referéndum en Cuba: la isla votó una nueva Constitución en medio de críticas cruzadas con EEUU



Source link