Con el aumento delitos rurales en el sur de la provincia de Santa Fe, los productores reclaman mayor presencia policial y controles bromatológicos
Con el aumento delitos rurales en el sur de la provincia de Santa Fe, los productores reclaman mayor presencia policial y controles bromatológicos

La inseguridad rural en la provincia de Santa Fe es una problemática que los productores vienen planteando desde hace tiempo. El Director del Mercado Ganadero S.A. (Rosgan), Ángel Girardi, sostuvo que en las últimas semanas se ha registrado un aumento del abigeato en el sur del territorio provincial.

“Hay ausencia del personal policial en la región y para enfrentar esta situación, además de mayor presencia de las fuerzas de seguridad, hace falta un profundo control bromatológico, porque el abigeato es primo hermano de la faena clandestina y la carne robada termina en el comercio”, comentó Girardi.

El Director del Rosgan manifestó que “el valor de un animal liviano ronda los 15 mil a 20 mil pesos, y en el caso de una vaca el precio se podría duplicar. Y en todo esto lo peor es la impotencia que sufre el ganadero, donde da ganas de tirar todo por la borda”.

En el caso de la Justicia, Girardi manifestó que en toda la región sur de Santa Fe trabaja solamente un fiscal para todos los casos, lo que dificulta la posibilidad de agilizar las investigaciones. Además expresó: “Cuando descubren a las personas que cometieron el ilícito y los detienen, entran y salen por otra puerta: al otro día están de vuelta en la calle”.

El representante del Rosgan, en referencia a lo que significa este delito para el ganadero, sostuvo: “Es desolador llegar al campo, y observar al animal que solo le quedan las vísceras y la cabeza. Se siente una impotencia terrible y además uno tiene miedo de reaccionar mal”.

El reclamo de los productores

Los integrantes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) han expresado su preocupación sobre esta situación en más de una oportunidad. Desde dicha entidad han conformado la Comisión de Seguridad Rural, que de manera permanente trabaja con autoridades provinciales y locales para frenar los delitos en los establecimientos agropecuarios.

La inseguridad es sinónimo de desánimo, desinversión, desarraigo, destrucción del tejido social agropecuario y abandono de la cultura del trabajo

Por otro lado, propusieron establecer líneas de trabajo y cooperación con el Ministerio de Seguridad y el Ministerio Público de la Acusación que permitan “facilitar la prevención del delito, las denuncias, el accionar policial y encauzar los trámites judiciales a través de fiscales idóneos con el objeto de conseguir condena de los imputados y resarcimiento económico de las víctimas”.



Source link