Jerome Powell, presidente de la Fed (Reuters)
Jerome Powell, presidente de la Fed (Reuters)

Era una noticia esperada, pero no por eso dejó de tener impacto, tanto en EEUU, donde se produjo, como en el resto del mundo. La Reserva Federal de ese país (Fed) subió las tasas de interés en una decisión que sacudió a los mercados.

Si bien se trata del cuarto aumento en el año –algo que el presidente Donald Trump calificó como una idea “tonta”–, la FED dio señales claras de que va a morigerar el ritmo de futuras subas de esas tasas, referencia para préstamos y créditos.

Que la Fed vaya más despacio en el ciclo de suba de tasas respecto de que lo se esperaba, es un viento a favor para el riesgo país (Furiase)

En resumen, una medida como esta mejora las condiciones de los depósitos en EEUU y hace que las inversiones que están en el mundo, sobre todo en los mercados emergentes (como Argentina), regresen a esa plaza. Algo que se conoce como fly to quaility, o “regreso a la calidad”. Además, se aprecia el dólar y se debilitan el resto de las monedas. Así de simple, así de complejo para países con variables económicas y financieras inestables.

La sede central de la Fed en Washington DC
La sede central de la Fed en Washington DC

En concreto, el comité de política monetaria de la Fed (FOMC) decidió por unanimidad dar lo que los economistas llaman un “cauteloso salto” al elevar el rango de las tasas en 0,25 puntos porcentuales con 2,5% como techo.

Impacto local

A nivel local, los analistas consultados por Infobae hablan de un “hecho cantado” que igual tiene impacto, y destacan la tendencia futura a la baja.

“Finalmente se movió la tasa. Había un 64% de posibilidades de que pasara, aunque había aumentado la cantidad de personas e instituciones que pensaban que no iba a pasar en esta reunión de diciembre de la Fed. De ahí la  reacción inicial bajista de los mercados, que luego se corrigió en parte”, describió Gustavo Neffa, de Research for Trader. “El consenso de mercado, incluso, habla de una sola suba en octubre que viene (aunque oficialmente se habla de dos). Pero la volatilidad sigue siendo alta, por sobre 25%, y todo puede pasar. Hay que esperar unos días para ver cómo decanta”, advirtió.

Pero no deja de ser una mala noticia que suban. Eso significa que la Fed absorbe dólares y eso es menos liquidez en los mercados globales y menos disponibilidad para comprar títulos públicos argentinos, por ejemplo (Spotorno)

“Por un lado, la suba estaba descontada en los mercados y el impacto ya se estaba dando, no va ser una novedad. Pero no deja de ser una mala noticia que suban. Eso significa que la Fed absorbe dólares y eso es menos liquidez en los mercados globales y menos disponibilidad para comprar títulos públicos argentinos, por ejemplo”, destacó Fausto Spotorno, de Ferreres & Asociados.

“En ese sentido somos unos de los países más riesgosos y débiles. Estamos en el grupo de los países más afectados, quizás con Turquía y alguno más, pero no muchos y no muy relevantes. Por eso el riesgo país está tan alto también: el mercado nos ve con riesgo y nos castiga. A nivel Gobierno, es un impacto que estaba previsto en las proyecciones y contra el que no se puede hacer mucho más de lo que se hizo: ir al FMI“, le explicó a Infobae.

Guido Sandleris, presidente del BCRA (Matías Baglietto)
Guido Sandleris, presidente del BCRA (Matías Baglietto)

Por su parte, el analista financiero Christian Buteler coincide en que la noticia no fue una sorpresa. “Era esperable, pero igual la primera reacción fue negativa para los mercados. Igual, acá ya había cerrado todo y las reacciones reales vendrán mañana, seguramente. Esto mete un poco más de ruido al mercado, pero mi preocupación está más enfocada a los temas locales que hacen que no haya reacción. Acá estaba +2% y terminamos en menos de 1% arriba. Impacto, hubo”, destacó.

Acá ya había cerrado todo y las reacciones reales vendrán mañana, seguramente. Esto mete un poco más de ruido al mercado, pero mi preocupación está más enfocada a los temas locales que hacen que no haya reacción (Buteler)

Federico Furiase, de Eco Go, es optimista porque cree que si bien se subió la tasa en línea de lo que esperaba el mercado, la FED anticipó un ritmo de suba más lento para 2019 y 2020.

“En vez de hacer tres subas el año que viene hará dos, en línea con una tasa de fin de período de 2,9-3% y una de 3,1% para 2020 cuando antes era de 3,4 por ciento. Ahora las proyección de tasas de la FED se alinean más con lo que venían descontando los mercados de futuros y con la tasa teórica de interés real neutral de cero por ciento“, detalló y remarcó que en general se trata de una buena noticia tanto par los bonos como para el mercado de cambios local.

Y también, según Furiase, puede haber un alivio para el Banco Central “que trata de estabilizar el dólar y la expectativa de inflación con la baja de tasas. Que la Fed vaya más despacio en el ciclo de suba de tasas respecto de que lo se esperaba, es un viento a favor para el riesgo país, los bonos locales y mercado de cambios argentino”.

“Ese rango estaba descontado, pero sí es una novedad la interpretación del mensaje de la Fed de espaciar más, quizás, las subas restantes. Eso sería importante para nosotros porque habrá algo más de liquidez en los próximos años y los inversores no serán tan selectivos. También se generan menos turbulencias y temores globales. Cuanto menos, mejor”, asegura Aldo Abram, de Libertad y Progreso. “En cuento el nivel de actividad interno, podría haber más chances de financiamiento internacional, que hoy no tenemos, pero también de que lleguen algunas inversiones privadas y apuestas a activos financieros locales”, explicó.

Seguí leyendo:

La Fed elevó las tasas de interés de EEUU a un rango de entre 2,25% y 2,50%

La balanza comercial en noviembre fue de USD 979 millones y es el tercer mes consecutivo de superávit

Con información de AFP



Source link