Buenaventura Nepomuceno Matallana gozaba de un prestigio entre la sociedad bogotana que se mantuvo pese a su condena.
Buenaventura Nepomuceno Matallana gozaba de un prestigio entre la sociedad bogotana que se mantuvo pese a su condena.

En los años 40 un asesino serial estremeció a la sociedad colombiana. Se trata de Buenaventura Nepomuceno Matallana, un respetado abogado y rico bogotano que terminó convirtiéndose en el “Doctor Mata”, por estafar y asesinar a 35 personas en una década.

Matallana, según la partida de bautismo, nació en Chiquinquirá, Boyacá, en 1891. Pero El Tiempo reseña que hay otra versión: de un origen en el municipio de Caldas, donde fue encontrado por las autoridades abandonado, envuelto en una ruana -un abrigo suelto y sin mangas- y vestido con una bata de mujer.

Fue criado por una madre adoptiva a la que nunca quiso, a la que ya siendo mayor siempre le enviaba dinero, pero nunca visitó. Su vida criminal comenzó a los 29 años, cuando trabajaba de secretario en la Alcaldía de Caldas, departamento de Boyacá.

Por esa época fue acusado de conformar una cuadrilla responsable de varias matanzas en Cundinamarca, entre 1916 y 1924. Pero fue absuelto en 1925 por falta de pruebas. Para entonces ya había aprendido códigos y leyes que le servirían para sus estrategias como asesino serial.

Así registraron los medios de la época la captura del ‘Doctor Mata’.
Así registraron los medios de la época la captura del ‘Doctor Mata’.

En su paso por la administración de Caldas, y haciéndose pasar por abogado, defendía criminales a quienes escondía en su casa, con la única motivación de asesinarlos, no sin antes adueñarse de sus bienes, que las mismas víctimas le cedían con la promesa de conseguirles su libertad; detalla El Tiempo.

Después, localizaba personajes con líos jurídicos y les hacía un análisis financiero para evaluar posibilidades económicas. Los hacía firmar documentos donde se adueñaba de sus propiedades y luego les tenía una trampa para matarlos. Luego arrojaba sus cuerpos a un barranco.

Después de casi una década de crímenes, Matallana fue capturado y condenado en 1949 a 24 años de prisión solo por el homicidio del comerciante Alfredo Forero Vanegas. El resto de los asesinatos quedó sin resolver. Pagó pena en la cárcel Modelo, de Bogotá, donde estuvo hasta su muerte en 1960.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Mató a una persona e hirió a otras cinco luego de apostar y perder todos sus ahorros en el billar

El sofisticado método de un asesino serial de Colombia que cayó por una llamada

Difundieron el video del brutal asesinato a palazos de un venezolano en Cartagena



Source link