En su primer declaración ante el fiscal Carlos Stornelli buscando convertirse en arrepentido en la causa de los cuadernos de las coimas, el histórico contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares, relató que de la maniobra para manipular la pericia que terminó con el cuestionado sobreseimiento del ex matrimonio presidencial por parte de ex juez Norberto Oyarbide, participó la actual vicedecana del Cuerpo de Peritos Forenses que depende de la Corte Suprema de Justicia, María del Carmen Penedo.

Según Manzanares, fue el entonces decano del Cuerpo de Peritos Contadores, Alfredo Peralta, hoy jubilado, quien le presentó a Penedo -y según el contador-, le dijo que de ahí en adelante debía llevarle la documentación para la pericia.

Manzanares admitió ante el fiscal Stornelli que temía por el resultado del peritaje por la “falta de consistencia” y de documentación respaldatoria de algunas de las operaciones realizadas por Néstor Kirchner. En particular, las de venta en 2008 de más de una docena de propiedades a personajes de su círculo cercano, como Lázaro Báez o Rudy Ulloa. En su declaración -que aún no fue homologada por el juez Claudio Bonadio-, Manzanares reconoció que la pericia contable terminó siendo “laxa”.

Infobae accedió a ese peritaje entregado al juez Oyarbide el 17 de diciembre de 2009, firmado por Peralta, Penedo y, como perito de parte, Manzanares. Cuatro días más tarde, el magistrado dictó el polémico sobreseimiento, y a solo cuatro meses después de iniciada la pericia.

 

Con un lenguaje ambiguo, los peritos oficiales Peralta y Penedo habían sostenido en sus conclusiones: “En síntesis, el incremento patrimonial operado durante el año 2008 se concilia con el movimiento monetario originado en las transacciones de la que da razón la documentacion respaldatoria que se acompaña“.

Lo cierto es que la pericia hacía un análisis superficial de las declaraciones juradas de Néstor y Cristina Kirchner, sin profundizar ni confrontar los contratos, los préstamos o los alquileres declarados, varios de los cuales no estaban debidamente justificados o documentados.

 

Conclusiones de la pericia firmada por Penedo, Peralta y Manzanares en 2009.

Según las declaraciones juradas entregadas por el ex presidente Kirchner ante la Oficina Anticorrupcción, su crecimiento patrimonial durante el 2008, había sido del 158%. Ese fue el año que compró el Hotel Alto Calafate, través de Hotesur, por cinco millones de pesos.

Al aparecer involucrado en los cuadernos de las coimas, Oyarbide le dijo a los medios que dictó ese sobreseimiento exprés porque lo “habían sacado del cogote para sacar las causas de los Kirchner“. Posteriormente, identificó como autores las supuestas presiones a Javier Fernández y al ex espía Antonio “Jaime” Stiuso. Por sus dichos se abrió una causa judicial el año pasado, que resultó archivada.

Oyarbide cuando fue citado a declarar en agosto pasado por la causa de los cuadernos(NA)
Oyarbide cuando fue citado a declarar en agosto pasado por la causa de los cuadernos(NA)

Un concurso cuestionado

Penedo fue designada integrante del Cuerpo de Peritos Contadores Oficiales de la Corte Suprema el 6 de noviembre de 2007, mediante la acordada 31/2007.

Designación de Carmen Penedo en el Cuerpo de Peritos Contadores en 2007.

Su designación surgió del concurso 222/06 destinado a cubrir 12 vacantes en el Cuerpo de Peritos Contadores, sobre un total de 22 miembros, y sospechado de irregularidades. Iniciado en 2006, se demoró un año por las  impugnaciones que recibió de contadores que se habían postulado. Recién se destrabó después de las elecciones de 2007 en las que se impuso Cristina Kirchner.

Ese concurso fue una puesta en escena. Los que nos presentamos, terminamos por legitimar a los elegidos, que ya estaban acordados de antemano“, le dijo a Infobae una participante de ese proceso, reconocida profesora de la Facultad de Ciencias Económicas, que pide reserva de su nombre.

Penedo se presentó a ese concurso siendo secretaria contable del Cuerpo de Peritos Oficiales, con el padrinazgo de Peralta, que la promovió, según pudo reconstruir este medio de fuentes que participaron del proceso en ese momento.

La actual vicedecana del Cuerpo accedió al cargo luego de un examen teórico, otro práctico y una entrevista personal con el propio Peralta. “Más allá de su cargo como entonces secretaria, Penedo no tenía antecedentes académicos para acceder a ese puesto. Ni siquiera era docente en la materia. Para llegar a ser perito oficial de la Corte tenés que tener un CV que se pese por kilos, y ella no lo tenía“, afirma Alfredo Popritkin, presidente de la ONG Contadores Forenses, y él mismo ex integrante del Cuerpo del Peritos Oficiales.

De la evaluación en ese concurso participaron el mismo Peralta, como decano del Cuerpo de Peritos en ese momento; el Director General Pericial de la Corte, Hugo Edgardo Borgert; y Ricardo López Uriburu, director de la Carrera de Contador Público de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

El concurso tuvo 180 inscriptos. Tras una primera instancia de presentación de antecedentes, hubo una prueba teórica a las que se presentaron alrededor de 120 postulantes, de los cuales un 30% quedó habilitado para rendir la prueba práctica. Entre los dos exámenes, solo 14 aspirantes obtuvieron los 30 puntos mínimos para acceder a la entrevista personal. Penedo quedó 11º en el orden de mérito, según surge de la resolución de su nombramiento. Sin embargo, los puntajes obtenidos por cada postulante nunca fueron públicos y los candidatos eran convocados en forma personal por Peralta -como decano del Cuerpo- para informarlos de la nota obtenida. “Había mucha discrecionalidad y era vox pópuli que varios habían accedido de antemano a los exámenes“, sostiene una de las aspirantes que quedó en el camino, pese a tener probados antecedentes académicos y profesionales.

Auditoría de la Corte

Por las irregularidades que le detectaron a Peralta en el manejo de media docena de expedientes, la Corte dispuso el inicio de una auditoría judicial al Cuerpo de Peritos, que derivó en el desplazamiento de Peralta. El entonces decano se vio obligado a renunciar como perito el 4 de marzo de 2010.

La renuncia del perito Peralta, quien firmó junto a Penedo el peritaje en 2009.

Por el escándalo de la pericia en la causa de presunto enriquecimiento de los Kirchner, la Corte dictó ese año la acordada  1/2010 que dispuso que la distribución de causas se realice a través del sorteo informático para garantizar su transparencia. “A Peralta lo había designado Oyarbide a dedo, y a Penedo la designó Peralta, también a dedo”, recuerda Popritkin.

Penedo mantuvo su cargo como perito oficial y el 17 de octubre pasado fue designada vicedecana del cuerpo por la actual composición de la Corte, a propuesta del actual decano, Alejandro Del Acebo, por tres años. La Resolución 3119/2018 lleva la firma de todos los integrantes de la Corte:  Carlos Rosenkrantz, Horacio Rosatti,  Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

Penedo fue designada vicedecana del Cuerpo de Peritos en octubre de 2018

Infobae trató de comunicarse con Penedo, sin éxito. También intentó ubicarla a través de su marido, Enrique Chomczyk,  quien trabaja en el Ministerio de Cultura de la Nación, como diseñador. Según pudo averiguar este medio, estuvo contratado desde mayo de 2011 a diciembre de 2014. En enero de 2015, fue pasado a personal de planta.

Peritaje cuestionado

Consultado por Infoabe sobre el peritaje firmado por Penedo, Peralta y Manzanares en 2009 – que resultó clave en el sobreseimiento de los Kirchner por Oyarbide- Popritkin sostuvo que “la pericia y las declaraciones juradas refieren a plazos fijos en el Banco Santa Cruz, que los peritos nunca vieron y préstamos del Banco de Santa Cruz a los K, que son truchos, inexistentes, que no constataron debidamente“.

En cuanto a los alquileres cobrados, “los peritos debieron haber llamado la atención sobre los contratos. Era obvio que se trataba de ingresos falsos, provenientes de alquileres truchos, que tenían como único propósito lavar dinero, esto es, inventar ingresos falsos para generar dinero para destinar a compras e inversiones”, sostuvo el presidente de Contadores Forenses.

También advirtió que “en las declaraciones juradas aparecen deudas por $8.329.596, que esconden el acreedor. Pues ese acreedor era Austral Construcciones (la empresa de Lázaro Báez). Los peritos debieron haber señalado esa irregularidad, ya que obviamente había un vínculo llamativo, pues ese pasivo se arrastraba hacía más de un año”.

Cosa juzgada írrita

La Unidad de Información Financiera (UIF) solicitó el año pasado la revisión del sobreseimiento de los Kirchner en base a la doctrina de la cosa juzgada írrita, cuando hay indicios de que el proceso judicial fue fraudulento. El organismo volvió a insistir a partir de la declaración de Manzanares.

A mediados de este mes, el juez federal Ariel Lijo le envió un pedido al fiscal Eduardo Taiano para que evalúe si corresponde reabrir el expediente en el que el ex matrimonio presidencial tiene un sobreseimiento firme.

En el libro Un ensayo sobre la cosa juzgada írrita, el autor Federico Morgenstern afirma que “algo que pudo haber sido juzgado sin que se haya perseguido realmente al sujeto del delito debería considerarse como que no hubo juicio”.

 



Source link