Lázaro Báez, uno de los principales acusados del caso por la obra pública de Santa Cruz
Lázaro Báez, uno de los principales acusados del caso por la obra pública de Santa Cruz

El Tribunal Oral Federal 2 rechazó un pedido del empresario Lázaro Báez para suspender el juicio por la obra pública de Santa Cruz, que también tiene sentada en el banquillo de los acusados a la ex presidente Cristina Kirchner.

La resolución fue leída en el inicio de la audiencia de este lunes, donde la expectativa está puesta en la indagatoria del ex secretario de Obras Públicas, José López. De no haber cambios en la estrategia de su defensa, López se negará a declarar.

López y cualquier acusado puede declarar en cualquier momento del juicio. Una de las estrategias es hacerlo después que pasen todos los testigos. Sobre el secretario de Obras Públicas está puesta una expectativa: que repita lo que dijo en la causa de los cuadernos de la corrupción.

En ese expediente, que fue elevado a juicio oral el viernes pasado, López se convirtió en arrepentido –lo que le permitió salir de la cárcel de Ezeiza– y dijo que todos los meses le daba a Cristina Kirchner y a De Vido un listado con lo que las empresas de obra pública debían cobrar y los fondos disponibles. “La presidenta se fijaba los montos que debían cobrar Austral”, sostuvo el ex funcionario.

López no es un acusado más. Por razones de seguridad dada su condición de arrepentido, se sienta aislado del resto de los acusados, quienes no saludaron al ex funcionario en las audiencias a las que fue. López tampoco se acercó a ellos. Tampoco en los cuartos intermedios, que es cuando abogados e imputados se levantan de sus asientos y charlan entre ellos. El rol de López como arrepentido generó mucho enojo.

El ex secretario de Obras Públicas ya tiene dos condenas. Una a seis años de prisión por los bolsos con nueve millones de dólares con los que fue detenido en junio de 2016 en un convento de General Rodríguez y otra a un año y siete meses por la portación ilegal de una carabina que había llevado al convento.

Cristina Kirchner, Julio De Vido y Báez -entre otros- no participan de los debates porque fueron autorizados a ausentarse. Los acusados son 13 y se juzgan las presuntas irregularidades en las obras públicas que las empresas de Báez –principalmente Austral Construcciones– recibieron durante los 12 años de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner.



Source link