La policía informó este domingo que el sospechoso de la masacre en una sinagoga en Pittsburgh declaró a los agentes que los judíos estaban cometiendo genocidio y quería que todos murieran.

“Durante el curso de su ataque mortal contra la gente de la sinagoga, Bowers evocó el genocidio y su deseo de matar judíos“, dijo Scott Brady, fiscal del distrito oeste de Pennsylvania, en una conferencia de prensa.

En una declaración jurada de arresto difundida el domingo por la madrugada, la policía dijo que Robert Gregory Bowers alcanzó a matar a ocho hombres y tres mujeres en la sinagoga Árbol de la Vida antes de que lo hiriera a tiros un equipo policial que lo había rastreado.

(AFP)
(AFP)

Bowers irrumpió el sábado por la mañana y gritó “todos los judíos deben morir“, al tiempo que abría fuego contra los fieles reunidos en el día del shabat, el descanso semanal judío, para celebrar una ceremonia por el nacimiento de un niño.

Un agente agregó en el documento que mientras Bowers recibía atención médica por sus heridas, declaró que los judíos “cometían genocidio contra su pueblo”.

El FBI, además, informó que ya están identificadas las 11 víctimas mortales de la masacre.

(Con información de AFP y AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El papa Francisco calificó de “acto inhumano” la matanza en la sinagoga de Pittsburgh

Líderes de Latinoamérica se solidarizan con la comunidad judía tras la masacre en una sinagoga de Pittsburgh



Source link