Durante la madrugada del jueves Emanuel Ojeda, de 31 años, y su hermano Javier, de 39, volvían a su casa luego de visitar la vivienda de un amigo, donde habían ido a ver el partido entre Boca y Palmeiras.

Cerca de las 4 se encontraron con un hombre que estaba parado en la intersección de Lima y Avenida Rivadavia. Por motivos que se están investigando, este hombre comenzó a golpear a Emanuel, quien falleció este viernes a consecuencias de las lesiones.

Según lo que declaró Javier, al pasar por el lugar el agresor empezó gritarle a Emanuel y ambos comenzaron a pelearse. Al ver esto, él se entrometió para defender a su hermano.

En un momento Emanuel recibió una trompada en el rostro, se cayó al piso y se golpeó la cabeza con el cordón de la vereda. Quedó desvanecido en el suelo. La pelea continuó hasta que algunas personas intercedieron para calmar la situación. Estos mismos fueron quienes llamaron a la ambulancia.

Javier, que recuerda poco de lo sucedido, relató que en un momento vio a su hermano tirado en el suelo y no lo pudo reanimar. Tras el enfrentamiento, el atacante se retiró por la calle Cerrito en dirección a Mitre. Su paradero es incierto.

Todo sucedió muy rápido, por lo que Javier apenas alcanzó describir algunas características del agresor: dijo que es de tez blanca, con cabello color negro y una estatura cercana a 1.80 metro. “Un hombre fornido, grandote”, le agregó más tarde a sus familiares.

Emanuel, padre de un nene de 7 años, y su hermano fueron trasladados al Hospital Ramos Mejía. El joven fallecido ingresó al nosocomio inconsciente. Fue internado en terapia intensiva. Tenía una fractura de cráneo.

Javier por su parte fue atendido por contusiones en la cabeza, por inflamaciones en un ojo y parte de la cara y por dolores en las costillas.

Javier aseguró que desconoce el motivo por el que se originó el conflicto, debido a que venía caminando unos pasos mas adelante que su hermano.

En principio la familia de las víctimas sospechó que el ataque estaría relacionado por una rivalidad futbolística. Las dos víctimas son simpatizantes de Boca y, según señalaron algunos familiares, el agresor sería un hincha de River.

Fuentes policiales anticiparon a Infobae que en la revisión preliminar del material recolectado de diez cámaras de seguridad no hay evidencia de que haya personas con remeras de River y Boca. “Se observan a dos personas peleando y a otra queriendo separar”, apuntaron. No obstante, esta versión es materia de investigación.

La familia hizo ayer la denuncia por lesiones en la Comisaria Vecinal 1B y buscan testigos. En la esquina donde se produjo el ataque hay una local de comidas rápidas y un quiosco que al momento del trágico episodio estaban abiertos.

“Era un chico bueno, nunca molestaba a nadie”, lamentó Raúl, tío de las víctimas, que junto a toda la familia espera respuestas. El caso lo investiga la Fiscalía Criminal y Correccional N° 37 a cargo de Romina Monteleone.

SEGUÍ LEYENDO:

Ni masculino ni femenino: una persona logró que su DNI no identifique el sexo

Detuvieron al presunto autor de los disparos en el boliche Pinar de Rocha



Source link