El S&P Merval acumula una ganancia de 20,8% en 2019. (NA)
El S&P Merval acumula una ganancia de 20,8% en 2019. (NA)

El Banco Central continuó marcando el compás financiero de la Argentina: con una reducción de las tasas de política monetaria a mayor ritmo y la intervención compradora en la plaza mayorista le dio aire a la cotización del dólar, que ganó posiciones aunque sigue debajo de la zona de “no intervención”.

La entidad adquirió USD 275 millones en la semana, pero la participación compradora se redujo a USD 25 millones diarios las últimas dos ruedas. Sucede que el drástico recorte de tasas motorizó el aumento del tipo de cambio con suficiente ímpetu como para evitar incentivos extra.

La divisa de EEUU subió 1,8% en la semana, a $38,90 en el promedio de bancos y $37,85 mayorista. Todavía sigue debajo de la banda de libre flotación, con un piso de $38,155 para el próximo lunes 11.

La entidad monetaria extendió a USD 915 millones las compras de divisas en la plaza mayorista en lo que va de 2019. Esos dólares contribuyeron al actual récord de reservas internacionales en arcas del Banco Central, próximas a USD 67.000 millones.

El BCRA aprovechó la abultada oferta de divisas en el arranque del año para acentuar el recorte de las tasas las Letras de Liquidez (Leliq), referencia del sendero de política monetaria. Este viernes cayeron 46,243% en el promedio de corte. La caída es contundente: cedieron 6,2 puntos porcentuales en la semana; unos 13 puntos desde que empezó el año, y 27,3 puntos desde el récord de 73,524% anual del 8 de octubre, exactamente cuatro meses atrás.

Para los expertos de Balanz Capital, “la acumulación poderosa de reservas en el BCRA señala que a la autoridad monetaria le gustaría estimular un poco más volatilidad del peso argentino para habituar la población a movimientos de doble dirección en la moneda”, aunque reconocen que esta compresión de tasa es una “variable sumamente sensible” para las cotizaciones de activos y el nivel de los depósitos.

“Las buenas noticias son que hay poca demanda genuina de dólares de la economía real -por turismo, importaciones, etcétera- y la estación de liquidaciones de granos ha comenzado a inyectar dólares en la economía”, puntualizaron desde Balanz.

Menos halagüeño fue el panorama semanal para acciones y bonos. En la Bolsa se observó una clara toma de ganancias después un extraordinario comienzo de año para las valuaciones argentinas, que recuperaron en promedio un 20% en dólares desde la Navidad.

En los últimos cuatro meses la tasa de Leliq se redujo en más de 27 puntos porcentuales

El ánimo inversor en el exterior fue fundamental en este caso, pues una serie de buenas noticias para las economías centrales repercutió en enero en un mayor “apetito por el riesgo” y la consecuente demanda de papeles emergentes. Pero en febrero dicho flujo se está debilitando.

En ese sentido, un reporte de Portfolio Personal Inversiones apuntó que “los miedos sobre la desaceleración económica se adueñan del escenario, y faltan nuevos catalizadores positivos para romper esta tendencia. En lo local, el S&P; Merval se contagió de esta dinámica”.

Medido en pesos, el panel líder de ByMA (Bolsas y Mercados de Buenos Aires) terminó casi sin variantes la semana próximo a los 36.500 puntos, pero medido en dólares perdió 2% desde el viernes 1° y no pudo defender los 1.000 puntos que tocó el miércoles pasado.

Los ADR de compañías argentinas que se negocian en Wall Street exhibieron el mismo comportamiento, con un ajuste de precios en febrero, pero con predominio de ganancias desde enero. Destacan allí los títulos bancarios: Grupo Galicia y Banco Macro suben, y Supervielle, el título más vapuleado de 2018, sube un 24 por ciento.

Fuente: Rava Online
Fuente: Rava Online

“Necesitaba de una corrección inmediata, claro que sí, pero en rally alcista deja de ser prioridad: los impulsos son más fuertes y los ajustes pasan a ser tímidos y se parecen a marginales pausas”, reseñó Jorge Fedio, analista técnico de Clave Bursátil.

También entró en “modo pausa” el descenso del Riesgo País. El indicador de JP Morgan, que mide la brecha de rendimientos de los bonos emergentes con el bono del Tesoro de los EEUU, subió para la Argentina unos 18 enteros en la semana, a 672 puntos básicos, ante la baja de precios de los títulos soberanos. De todos modos, quedó lejos de las 817 unidades con las que finalizó 2018.

Los bonos argentinos nominados en dólares ofrecen en el mercado secundario una rentabilidad entre 9,3% y 11,5% anual. Son todavía rendimientos muy elevados que postergan a la renta fija argentina al oscuro rincón de “penitencia” en la consideración inversora.

“Que la Bolsa va a subir, ni dudas tenemos; que le va a ganar al dólar, menos, y que va a ser muy superior a la tasa, tampoco. Vemos correr una película que imaginamos para el cierre 2018 y que recién se dio cuando todos dieron el año por terminado”, confió Fedio.

Seguí leyendo: 

El fin del “plan emergencia” y las medidas para 2020: de qué habla Dujovne con los economistas con los que se reúne



Source link