Sergio Massa y su equipo, durante la reunión con integrantes del FMI (Prensa Frente Renovador)
Sergio Massa y su equipo, durante la reunión con integrantes del FMI (Prensa Frente Renovador)

Fue una reunión de dos horas, en las oficinas que Sergio Massa tiene sobre Avenida del Libertador. Había café, mate y agua. Se habló de la Superfinal entre River y Boca y también sobre las virtudes del bife de chorizo argentino. Acompañado por su equipo económico, el líder del Frente Renovador mantuvo un encuentro con Roberto Cardarelli y Trevor Alleyne, integrantes de la misión del FMI que se encuentra en el país.

El temario fue, casi en su totalidad, económico. “Les planteé que el ajuste y pedir prestado no era el camino; que Argentina necesitaba crecer, exportar y generar empleo; que nuestro desafío es producir dólares genuinos y vender trabajo al mundo”, afirmó Massa en diálogo con Infobae.

El ex intendente de Tigre estuvo acompañado por Marco Lavagna y Diego Bossio (vicepresidentes comisión de Presupuesto); Graciela Camaño, José Ignacio de Mendiguren, Aldo Pignanelli, Carlos Hourbeigt y Florencia Jalda.

“El presupuesto aumentó la presión de los impuestos sobre la clase media y sobre los generadores de dólares, y la tasa de interés es extravagante para la economía”, planteó Massa durante la reunión en la que, además, se habló sobre el escenario político del año que viene, año marcado por las elecciones presidenciales.

Sergio Massa (Prensa Frente Renovador)
Sergio Massa (Prensa Frente Renovador)

En este sentido, señaló: “Terminado el proceso electoral, si somos Gobierno, vamos por un acuerdo económico social; una política de Estado para darle certidumbre a los argentinos en tema de exportaciones, empleo, jubilaciones”. “(A los funcionarios del FMI) Les dijimos que íbamos a buscar ser alternativa  entre lo que intentaba instalar el Gobierno de la dicotomía de compararse con el pasado”, amplió.

Este no es el primer encuentro que los funcionarios del FMI mantienen con otros actores de la política argentina además del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Por ejemplo, en dos ocasiones visitaron sedes sindicales como la UOCRA para dialogar con integrantes de la CGT sobre el acuerdo financiero de la entidad con el Gobierno.

Este acuerdo solo es bueno para los especuladores y para la ambición electoral sin límites de Macri, que ha fracasado y le pide al FMI que resuelva su incapacidad

En línea con esto, en el mes de agosto, Cardarelli había explicado ante la CGT los objetivos del programa económico del Gobierno acordado con el Fondo y “las salvaguardas que tiene el plan para proteger a los sectores vulnerables”. Este tema también sobrevoló la reunión con Massa y su equipo económico. “El acuerdo tiene objetivo estabilizar la macroeconomía de la Argentina”, reconoció uno de los integrantes del FMI.

Pero Massa, que durante una exposición en Washington había cuestionado a Cambiemos por recurrir nuevamente al FMI, volvió manifestar sus diferencias: “Este acuerdo solo es bueno para los especuladores y para la ambición electoral sin límites de Macri, que ha fracasado y le pide al FMI que resuelva su incapacidad. Cuando un acuerdo es injusto e insostenible no es un acuerdo: es un negocio para los especuladores y un mal negocio para la gente”, afirmó.

Otro de los temas que se analizó fue la política exterior comercial. En este punto, y ante la consulta de este medio, expresó: “El superávit primario se consigue teniendo a todos los embajadores teniendo teniendo política agresiva, en todos los mercados. En China, por ejemplo, debiera haber 60 funcionarios buscando nichos de negocios. Vietnam, África, Mercosur; Argentina tiene que ir a busca en esos mercados, dejar de perder el tiempo con las relaciones sociales, porque de la única forma que sale adelante es vendiendo trabajo al mundo“.

Los integrantes del Frente Renovador se vienen manifestando muy críticos en relación al acuerdo entre el Gobierno y el FMI. Es más, en Diputados el bloque votó de manera negativa el Presupuesto 2019. En esa instancia, el economista Marco Lavagna advirtió que lo generado por el Gobierno es “una fiesta populista financiera” que se va a pagar “en algún momento” y criticó que el Presupuesto “tiene una impronta cada vez más financiera”.

“Más que la ‘ley de leyes’, parece ser un trámite administrativo y una señal política de si hay consenso o no en el déficit cero”, sentenció el diputado, que también criticó que el año que viene lo votado “va a cambiar, va a sufrir modificaciones a lo largo del año”, afirmó.

“Una de las cosas que le dije al FMI fue también que el escenario actual de la Argentina es que se instaló en la gente el miedo a perder el trabajo; entonces el desafío es atacar la informalidad de la economía y generar un punto para que la economía social sea un puente con el Estado”, finalizó Massa.

Seguí leyendo

La CGT le transmitió al FMI su preocupación por la “dramática situación social”

En Washington, Sergio Massa dijo que fue un error recurrir al FMI: “El próximo gobierno deberá volver a discutir el acuerdo”



Source link