La sede del Banco Central, en la City porteña. (DyN)
La sede del Banco Central, en la City porteña. (DyN)

En la jerga tumbera, a este agosto se lo denominaría un mes “picante”. El problema es que no es un mes. Son dos meses. Uno que termina el viernes que viene y otro que comienza el lunes 12 de agosto, el día siguiente de las PASO.

Pero hay más sorpresas. En los últimos dos días, el dólar subió el equivalente a 20 días de plazo fijo. Si se le quita la brecha del precio de compra y venta, el alza fue la equivalente a dos semanas. En otras palabras, si la divisa sube 90 centavos más esta semana, derrotará al plazo fijo de todo el mes. Y el resultado del domingo 11 será el que decidirá el futuro de ambos: plazo fijo y dólar. Un resultado adverso del Gobierno elevaría el dólar a las nubes, voltearía a los bonos de la deuda con el consiguiente aumento del riesgo país y caería la bolsa. El escenario opuesto de bonanza financiera, se daría con un mal resultado del kirchnerismo y significaría un regreso del dólar a los precios de ahora y una tasa de interés que se mantendrá por encima de 60% en las Letras de Liquidez (LELIQ) y en algo más de 50% para los grandes ahorristas de plazo fijo. El “carry trade” volverá a funcionar por lo menos hasta octubre.

El exterior no está ayudando. El panorama para el dólar no es el mejor. Los futuros de las bolsas del mundo del domingo para el lunes, mostraban a Wall Street y Europa en rojo. En Asia, las Bolsas en la medianoche de Oriente, estaban en territorio notoriamente negativo. China A50 uno de los principales indicadores, perdía 1,40%, mientras Shanghai bajaba 0,80%. El Hang Seng de Hong Kong, el otro índice importante de China, sufría un derrumbe de 3,10%. Japón no se quedaba la zaga del pesimismo. El Nikkei mostraba una decadencia de 2,53%.

En Europa los futuros del CAC 40 de París están 3,30% abajo, los de Londres, 1,20%y el Euro Stoxx 50 que es el promedio de todas las bolsas del continente, pierde 1,42%.

Bolsa de Nueva York
Bolsa de Nueva York

En Wall Street, el S&P; 500 es el indicador más castigado. Está con 1,63% de baja y por debajo de los 2.900 puntos, en 2885, un nivel que atemoriza a los inversores y les lleva la ganancia de varios meses. El modelo parece agotado por la guerra comercial con China y porque la baja de tasas no muestra que la actividad económica reaccione a pesar de que no hubo deterioro en las cifras de empleo y la tasa de hipotecas amenaza con bajar.

Por supuesto, que el oro y los bonos del Tesoro de Estados Unidos estarán liderando las preferencias de los inversores que se irán a cubrir de tanto pesimismo por el futuro de la actividad económica mundial. Europa piensa bajar las tasas el mes que viene. Entretanto, el euro subía frente al dólar y la libra esterlina seguía perdiendo terreno. Bajó 12% desde que el nuevo primer ministro tomo la decisión de abandonar la Unión europea inexorablemente el 31 de octubre.

Con este panorama, a la Argentina le va a resultar difícil bregar por la estabilidad del dólar, el argumento más contundente que tiene para llegar bien parado a las elecciones primarias. Por otra parte, el viernes el riesgo país, lanzó un mal presagio al ubicarse por encima de 830 puntos. Si el panorama del mundo que marcan los mercados de futuro se confirma en la apertura del lunes, los bonos argentinos no la van a pasar bien y el Central tendrá que trabajar a destajo para mantener en caja el precio del dólar porque difícilmente los inversores renueven una parte de los plazos fijos.

Bolsa porteña (NA)
Bolsa porteña (NA)

Este sobresalto, hará que se dolaricen hasta el viernes en principio. Con el resultado de las PASO puesto, el futuro puede mejorar o empeorar, pero habrá un rumbo más claro. La Bolsa, por cierto, no tiene los mejores augurios por delante, aunque hay papeles muy atrasados y cazadores de oportunidades comprándolos porque apuestan a un triunfo de Macri el domingo.

En esta semana, el que apueste al oficialismo puede ganar muchísimo dinero, si Macri sale airoso en las primarias. De la misma manera, puede verse envuelto en enormes pérdidas si el resultado favorece a los Fernández. Como no hay más encuestas desde el sábado, los mercados desde el lunes serán la encuesta más preciada.

El valor del Bonar 2024, el dólar, el riesgo país, será observado con atención como si fueran personas que anuncian a quien van a votar. Si se ganan las PASO, el gobierno tiene asfaltado el camino para triunfar en octubre, porque el dólar quedará quieto y el riesgo país bajará. Por eso busca que el domingo concurra al menos 80% del padrón. Hay 4 millones de personas que están eximidas de votar por su edad o discapacidad. Tres millones tienen más de 70 años y son fieles votantes del oficialismo. Ellos son los que decidirán lo que pasará en los mercados, aunque no sean inversores de importancia en la plaza financiera.



Source link