Un proceso conocido como “recomposición” (Shutterstock)
Un proceso conocido como “recomposición” (Shutterstock)

POR Camila Perez

Si te iniciaste en el mundo de la jardinería, con tu propia huerta o plantas y flores, seguramente utilices a diario abono para tener tus cultivos en las mejores condiciones, por lo que la propuesta de tener una compostera en casa se vuelve una opción atractiva, ya que tendrás composta orgánica y sin necesidad de comprarla, pero además esta opción es una muy buena actividad para acercarnos al mundo eco e iniciarnos en tareas de reciclado.

La composta se usa en agricultura y jardinería como abono para el suelo, mejora sustancialmente su estructura, lo hace más poroso y permite una mejor distribución del aire y el agua; además, contiene los nutrientes para un mejor desarrollo de las plantas, sustituyendo de esta manera cualquier fertilizante químico.

Pero los beneficios no son sólo para las plantas: si contamos con una compostera, podemos ayudar a todo el ciclo biológico. “Más del 50% de los residuos sólidos urbanos son de origen vegetal y su disposición final actual contamina agua, tierra y aire”, cuenta Pilar Cebey, de Flor de Huerta, proyecto formado por huerteros, diseñadores, terapeutas, músicos, por sobre todo fanáticos de la naturaleza, que brindan cursos, productos y servicios para actividades de agricultura.

Pilar cuenta que las composteras son contenedores en donde los descartes orgánicos se biodegradan en presencia de oxígeno, generando abono para huerta y plantas.

Por esto, con esta simple práctica podemos reducir los materiales que van al relleno sanitario, mejorar la calidad de los materiales reciclables, ya que al mantenerlos separados de los orgánicos húmedos se mantienen limpios y secos y, por supuesto, obtenemos abono para nuestras plantas.

Shutterstock
Shutterstock

Redefinir la basura
Comúnmente, asociamos este término a todo lo que desechamos y entregamos para ser llevado por la recolección de residuos, pero ya lo dice el dicho: “la basura de uno es el tesoro de otro” y aquello que nosotros puede ser algo irrecuperable o que no se puede consumir, para nuestra compostera será oro. Así, por ejemplo un alimento en mal estado no puede ser bueno para nuestro organismo, pero es la mejor opción para el compost.

Martina Paollini es diseñadora de indumentaria, y afirma que siempre fue fanática del reciclado y cuidado del medio ambiente: “Estaba incursionando en la huerta propia y la problemática de los residuos siempre me inquietó, y con la compostera encontré una solución a mis dos preocupaciones: mantener saludable a mi huerta y el tratamiento de la basura”.

Martina asegura que con su pequeña compostera logra grandes resultados; es que actualmente se pueden realizar en recipientes chicos, que hasta pueden caber en un balcón y brindan suficiente material para la huerta.

“Al principio tuve un poco de incertidumbre, tenía el concepto de que la compostera atrae moscas y chorrea líquidos, pero me animé, sabiendo que si no funcionaba podía retirarla de mi casa”.

Finalmente, la puso en práctica y recomienda intercalar los restos orgánicos con materiales secos como hojas y pasto seco, aserrín o papel de diario picado para minimizar los líquidos y evitar la presencia de moscas.

Entonces, ahora sí, ¿qué residuos podemos tirar en la compostera?

Flor de Huerta nos ofrece una lista: cáscaras y restos de verdura y fruta, cáscara de huevos, filtros de café, saquitos de té, yerba, pan duro, fósforos usados, restos de poda, flores, hojas y pasto, y papel de diario; y los que no deben incluirse son por ejemplo grasa, carnes, lácteos, plásticos, granos de cereal y colillas de cigarrillos.
Desde dondereciclo.org nos responden las preguntas más frecuentes a la hora de iniciar y llevar adelante nuestra propia compostera:

-¿Se puede compostar en cualquier época del año?

Sí. Naturalmente se va a compostar más rápido en verano y más lento en invierno debido a la temperatura. Es sólo una cuestión de tiempo.
-¿Es necesario regar el compost?

Si estamos haciendo compost exclusivamente con restos de cocina, es muy improbable que sea necesario regarlo ya que los mismos suelen ser muy húmedos. Al mantener el compost tapado también evitamos la evaporación y, por ende, nunca se seca. Si esto llegara a ocurrir, tan solo un poco de agua será suficiente.

-¿Cuánto se tarda hasta poder utilizar el compost?

El tiempo que se tarde en recoger el compost dependerá de los procedimientos que se haya seguido para elaborarlo. No obstante, en el caso del compostaje doméstico, desde que se empieza de cero, se calcula que se puede tardar unos nueves meses, y a partir de esta primera cosecha, se puede obtener compost cada 3 o 4 meses.

Actualmente existen múltiples variedades de composteras en tamaños y materiales, para que cada uno escoja según disponibilidad de metros y objetivos -no va a ser lo mismo querer abastecer una pequeña huerta que una plantación extensa- y se pueden optar por las que ya vienen construidas en madera, algunas hasta con ruedas incorporadas, armar una estructura directamente sobre la tierra, si contamos con un lugar amplio, o realizar una pequeña con nuestras propias manos, a partir de un tacho de pintura de 20 litros. Opciones hay varias, es solo cuestión de animarse, emprender esta actividad y disfrutar de sus beneficios.

SEGUÍ LEYENDO:

www.masmariana.com

Mariana Fabbiani y un look para resaltar el bronceado



Source link