La persecución que duró cerca de ocho minutos se complicó más cuando el presunto criminal subió más su velocidad y condujo por un camino con mucho tránsito. (Foto: Facebook)
La persecución que duró cerca de ocho minutos se complicó más cuando el presunto criminal subió más su velocidad y condujo por un camino con mucho tránsito. (Foto: Facebook)

Un policía en Estados Unidos estuvo a punto de quedarse varado en una carretera, después de que su patrulla, un Tesla Model S 85 2014, se quedó sin batería para continuar con la persecución a alta velocidad de un delincuente.

El oficial persiguió al sospechoso de un crimen cometido en Santa Clara a bordo de un “vehículo criminal” desde Fremont, pero notó que algo en su automóvil eléctrico no estaba bien y le impediría continuar cuando condujeron sobre la carretera.

“Tengo menos de seis millas de batería en el Tesla, así que puedo perderlo aquí en un segundo”, comunicó por radio Jesse Hartman, el policía a cargo de la persecución que alcanzó velocidades máximas de aproximadamente 120 millas por hora.

“Si alguien más puede, ¿pueden maniobrar en el lugar número uno?”, continuó el policía justo antes de la salida de Jacklin Road, en la Interestatal 680 sur en Milpitas.

Este seguimiento ocurrió el pasado viernes, pero el audio en Broadcastify con el reporte de la baja de batería fue publicado ayer por el despacho policial.

La persecución que duró cerca de ocho minutos se complicó más cuando el presunto criminal subió más su velocidad y condujo por un camino con mucho tránsito, lo que obligó a los oficiales del Departamento de Policía de Fremont a abandonar la maniobra de captura.

patrulla, un Tesla Model S 85 2014, se quedó sin batería para continuar con la persecución a alta velocidad de un delincuente. (Foto: Facebook)
patrulla, un Tesla Model S 85 2014, se quedó sin batería para continuar con la persecución a alta velocidad de un delincuente. (Foto: Facebook)

Jesse Hartman y sus compañeros continuaron hasta la carretera en San José y regresaron a Fremont después de abandonar la persecución. Antes de volver a su ciudad, tuvieron que realizar una parada en una estación de carga para dar energía a su vehículo.

“Tengo que tratar de encontrar una estación de carga para el Tesla para poder regresar a la ciudad”, aseguró el agente afectado.

Geneva Bosques, portavoz del departamento de policía de Fremont, explicó a The Mercury News que el automóvil Tesla no fue recargado de manera adecuado durante un turno anterior, por lo que el nivel de la batería era más bajo de lo normal.

“Hartman estaba monitoreando el cargo y notificando responsablemente a todos sobre su estado”, reiteró la funcionaria para aclarar que el departamento y la Patrulla de Carreteras de California cuenta con todos los oficiales necesarios para hacerse cargo de cualquier persecución.

Bosques refirió que el automóvil involucrado en la persecución fue encontrado horas después por elementos de la Patrulla de Carreteras del Estado de California entre algunos arbustos cercanos a la carretera en San José, pero no halló al conductor sospechoso.

Mencionó que existe una “orden de delito grave asociada con el automóvil es del Departamento de Policía de Santa Clara”, según el The Mercury News.

patrulla, un Tesla Model S 85 2014, se quedó sin batería para continuar con la persecución a alta velocidad de un delincuente. (Foto: Facebook)
patrulla, un Tesla Model S 85 2014, se quedó sin batería para continuar con la persecución a alta velocidad de un delincuente. (Foto: Facebook)

Geneva Bosques también dijo para CNN que: “Ocurre de vez en cuando, especialmente si un oficial regresa a la estación para tomar un informe y luego nunca vuelven a salir a la calle”.

A principios de este año el Departamento de Policía de Fremont anunció que incluirían en su flota de patrullas varios vehículos eléctricos, específicamente el Tesla Model S 85 2014, el cual formaría parte de un programa piloto para conocer los alcances de esta unidad.

Para esta iniciativa se invirtieron más de USD 61,000 en la compra de los automóviles en 2018. Fue en marzo de este año cuando cuando por fin pudieron operar porque los autos ya eran adecuados para el uso policial.

Cada Tesla tuvo un costo aproximado de USD 20,000, más que el vehículo tradicional Ford Explorer, aunque aseguraron que se compensaría con el ahorro del combustible y costos de mantenimiento.

El capitán de la policía de Fremont, Sean Washington, destacó en junio sobre el uso: “Hasta ahora todo bien”; mientras que de la batería señaló que: “Podemos pasar fácilmente un turno de 11 horas con batería de sobra”.



Source link