(Foto: Diego Simón Sánchez/CUARTOSCURO.COM)
(Foto: Diego Simón Sánchez/CUARTOSCURO.COM)

Evelia Mutul, una mujer maya de 38 años lleva casi 10 años en una prisión del estado Yucatán,  acusada por el homicidio de su bebé.

El 19 de julio de 2009, al salir de misa acompañada por su familia, se cayó en la puerta de l iglesia. Su madre y hermano la llevaron al centro de salud de la comunidad cuando notaron que estaba perdiendo demasiada sangre.

En el centro de salud Evelia parió un bebé que nació vivo, pero que media hora después murió. Ella asegura que no sabía que tenía siete meses de embarazo, sin embargo, la fiscalía la acusó de haber matado a su hijo y la sentenció a 10 años de prisión.

(Foto: Fernando Carranza /CUARTOSCURO.COM)
(Foto: Fernando Carranza /CUARTOSCURO.COM)

Evelia cuenta que  no fue al doctor durante esos siete meses, “porque se sentía bien” y nunca presentó síntomas de embarazo, además explica que el padre del bebé la violentó y obligó a tener relaciones sexuales con él en reiteradas ocasiones, que lo denunció ante el ministerio público pero nunca hicieron nada.

Al municipio Tixméhuac, que está ubicado en medio de la selva, cerca  de la frontera con Campeche y Quintana Roo, las instituciones públicas  en materia de educación y salud casi no llegan, ahí vivió toda su vida Evelia junto con su familia , hasta que fue apresada y llevada al centro penitenciario en Tekax, una comunidad cercana.

A través de sus compañeras en prisión, fue que ella aprendió a hablar español, solo sabía maya. En el proceso judicial nunca tuvo un traductor (a pesar de que en las leyes mexicanas es obligatorio), no entendió hasta mucho tiempo después  por qué la habían sentenciado.

(Foto: Fernando Carranza /CUARTOSCURO.COM)
(Foto: Fernando Carranza /CUARTOSCURO.COM)

El día de los hechos, recuerda que la fiscalía la obligó a firmar un papel escrito en español, ella firmó sin comprender lo que decía el papel,  porque le prometieron que con eso quedaría libre. Luego sabría que era su confesión, la única prueba presentada en el juicio.

Además de los años en prisión,  el juez encargado la  condenó a pagar al Estado una reparación del daño de más de 140.000 pesos, multa que terminó por extinguirse al no tener recursos para abonarla.

En la misma situación que Evelia se encuentran otras 200 mujeres más en México, según el cálculo de organizaciones feministas, además tienen características en común: son pobres, de área rural, indígenas, sus familias son de escasos recursos y no pueden defenderlas.

El nuevo gobierno de México propuso otorgar amnistía a mujeres presas por abortar, sin embargo, la amnistía presentada inicialmente conlleva un problema de fondo, pues en el 2016 se llevo a cabo una reforma penal que establece que interrumpir el embarazo ya no es considerado un delito grave y no requiere de prisión preventiva, las mujeres que están en la cárcel por está razón son muy pocas.

(Foto: Diego Simón Sánchez/CUARTOSCURO.COM)
(Foto: Diego Simón Sánchez/CUARTOSCURO.COM)

Sin embargo, si hay muchos casos en el país de mujeres que están en  prisión acusada de homicidio de sus bebés, porque sufrieron de abortos espontáneos, partos prematuros y emergencias obstétricas.

Las organizaciones feministas han recalcado que para que tenga sentido la amnistía propuesta, se deben de incluir en la lista casos como los de Evelia Mutul.

“No me gusta estar acá, pero es lo que me tocó”, dice con lágrimas en los ojos. Cuenta que cuando llegó no podía dejar de llorar, que no fue fácil acostumbrarse a ese lugar. Si la amnistía que propuso el gobierno no llega antes de siete meses, Evelia saldrá en julio de este año, después de haber cumplido toda su condena.

 MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Dafne lleva 3 años en prisión acusada del homicidio de su hija, sufrió un parto prematuro en el que murió la bebé

Chile registró 535 abortos en el primer año de vigencia de la ley que lo despenalizó, menos del 5% de lo esperado

Mario Sebastiani: “Con el excelente slogan de las dos vidas votaron la clandestinidad

 



Source link